martes, 20 de diciembre de 2011

¿Avances en psiquiatria? La lobotomía.

Hoy vamos a hablar de cuando en 1930 el médico portugués Egaz Moniz (premio Novel de medicina) y posteriormente, su seguidor, el estadounidense Walter Freeman, pensaron que los lóbulos frontales del cerebro no servían para nada. ¿Que utilidad va a tener un trozo de cerebro?


El doctor Egaz Montiz, basándose en los estudios con monos de Ferrier, decidió lesionar el lóbulo frontal de unos veinte pacientes con depresión, ansiedad y esquizofrenia crónica. Cuando en 1936 publicó los resultados de su estudio, seguramente "poco rigurosos", afirmaba que los pacientes no tenían síntomas, es más yo diría que "ningún síntoma", ni siquiera el de estar en este mundo.


El mayor eco se produjo en EEUU, donde el neurólogo Walter Freeman "mejoró" el método de intervención notablemente. Pero dejemos que nos lo cuente el:


La técnica consiste en aturdir a los pacientes con un golpe y, mientras están bajo el efecto del "anestésico", introducir con fuerza un picahielo entre el globo ocular y el párpado a través del techo de la órbita, hasta alcanzar el lóbulo frontal; en este punto se efectúa un corte lateral moviendo el instrumento de una parte a otra. Lo he practicado en ambos lados a dos pacientes y a otro en un lado sin que sobreviniera ninguna complicación, excepto en un caso un ojo muy negro. Puede que surjan problemas posteriores, pero parece bastante fácil, aunque ciertamente es algo desagradable de contemplar. Hay que ver como evolucionan los casos, pero hasta ahora los pacientes han experimentado un alivio de los síntomas, y sólo algunas de las nimias dificultades de comportamiento que siguen a la lobotomía. Incluso son capaces de levantarse e irse a casa al cabo de más o menos una hora.


Con este fantástico método se operaron, solo en EEUU a unas 10.000 personas en el año 1949 y a otras tantas los dos años siguientes.




Las "nimias dificultades" de las que habla Freeman son descritas por Rober Lowell (en relación a su paciente Lepke) de la siguiente manera:


Flacido, calvo, lobotomizado, erraba con una calma de cordero, en la que ni el más mínimo replanteamiento perturbaba su concentración en la silla eléctrica, que pedía como un oasis en su atmósfera de conexión perdidas...


El caso es que, contrariamente a lo que pensaban los cerebros de los que hablamos, el lóbulo frontal soporta el peso de la conciencia, la consciencia, los escrúpulos, el deber, lo obligación o la responsabilidad. Que son esas pequeñas estupideces comparadas con dejar de molestar al resto de la sociedad ¿verdad?


La era de la lobotomía se acabó cuando apareció la "panacea universal": Los tranquilizantes. Una manera más ética de conseguir los mismos resultados, pero sin utilizar un picahielos. Anular conciencias, pero eso sí, con más clase que Freeman, ¡Qué no se diga!

jueves, 15 de diciembre de 2011

Los imaginarios sociales I. Observemos al que observa.

En el año 2006, cuando estudiaba 2º de Criminología en la universidad de Santiago, entre en contacto con la "teoría de los imaginarios sociales".


Ya casi han pasado 6 años, pero recuerdo muy bien lo que dijo nuestro profesor Juan Luis Pintos, que por aquel entonces impartía a mi promoción sociología criminal: "La realidad social se descubre observando al observador". Aquella frase me intrigó mucho. Hoy he decidido rescatarla.


¿Y quién es el observador que debemos observar?


El observador es el que domina la opinión pública, los "medios de comunicación". El cine, el teatro, la prensa escrita, internet, la televisión, etc. (observadores de primer orden). Todos ellos son una valida fuente de datos, ya que interpretan la realidad "a su manera" y nos la sirven en bandeja. El grupo la asimila y nosotros, en distinta medida, nos unimos a el, como ya se mencionó en "el poder de la situación". 


De esta observación se extrae la "visión" que tiene la sociedad de cualquier campo social, por ejemplo, la tan mentada crisis, la violencia de género o la esquizofrenia. En su investigación "Los imaginarios sociales del delito. La construcción social del delito a través de las películas (Santiago 1999)" J.L.Pintos define los imaginarios sociales como aquellos esquemas, construidos socialmente, que nos permiten percibir algo como real, explicarlo e intervenir operativamente en lo que en cada sistema social se considere como realidad.


Las personas también actuamos así individualmente. Creamos esquemas cognitivos para resumir la información que tenemos que procesar. Estos atajos mentales se llaman heurísticos y tienen que ver con nuestro sistema de ideas y nuestros prejuicios. La sociedad actúa de un modo similar a través de los imaginarios. 


Entonces, ¿es realidad o no?


Es lo que un grupo considera como realidad. Pero aquí esa realidad puede ser una y en Argentina, o Japón otra. Un psicólogo diría que nada es real. En el momento que percibimos y procesamos una imagen, un acontecimiento o algo que escuchamos, nuestro cerebro se encarga de darle forma a través de nuestras vivencias o nuestra ideología, digamos que lo aproxima a nuestra realidad y lo adapta. Claro está que los observadores de primer orden no están excluidos. Por esta razón existe la necesidad de observar al observador (observador de segundo orden). 


Es interesante mencionar, para terminar por hoy, que, como se ha podido deducir, los imaginarios sociales no son estáticos. Están en constante construcción. Cambian con el tiempo, cambian con la sociedad, o ¿la sociedad cambia con ellos?






miércoles, 14 de diciembre de 2011

El hombre con 7 segundos de memoria

De nuevo un documental sobre la memoria. De nuevo un caso extraño, pero muy interesante y sobre todo, muy emotivo.


Clive Wearing es un director de orquesta británico nacido en 1938, que debido a un herpes simple tipo 2(HSV-2) el cual derivo después a una encefalitis en 1985, sufrió graves lesiones en el hipocampo, las cuales afectaron su memoria dándole 7 segundos de retención de esta, además de haber perdido los recuerdos anteriores, por tanto Clive no solo sufre de amnesia anterógrada (incapacidad para recordar hechos ocurridos después de la aparición del agente causante) sino que también amnesia retrograda (incapacidad para recordar hechos ocurridos antes de la aparición del agente)

Desde el comienzo de su enfermedad, Clive escribe un diario en el que apunta lo que recuerda en cada momento, "cuando recuerda que tiene un diario":

7.46am: Me despierto por primera vez.
7.47am: Esta enfermedad ha sido como la muerte hasta AHORA. Todos los sentidos funcionan bien.
8.07am: "YA ESTOY", despierto.
8.31am: Ahora estoy real, completamente despierto.
9.06am: Ahora estoy perfecto, desmesuradamente despierto.
9.34am: Ahora estoy superlativo y realmente despierto.

Para el, cada pocos minutos, hay un nuevo despertar al mundo que le rodea. Como en el caso de  H.M. cada encuentro es el primero, cada lugar es visto por primera vez, cada cara, cada foto, todo es nuevo para él menos Deborah. Su esposa, es uno de los recuerdos que han permanecido en la confusa memoria de Clive después de su enfermedad, situación que, desde un punto de vista "romanticón", nos podría hacer pensar en que "el amor todo lo puede". ¿Qué opinas?

www.Tu.tv




Entrevistador: Si pudiese hacer cualquier cosa, ¿qué haría ahora?
Clive: Conseguir escapar del tiempo... y que llegara ella.



sábado, 10 de diciembre de 2011

El Efecto Pigmalión en las aulas

En el post anterior  se ha hablado del efecto que tienen las expectativas de los profesores en las capacidades de los alumnos. Pues bien, he encontrado un video que habla del experimento citado anteriormente.




Es cortito, no se me quejen.


La profecía autocumplida. El efecto Pigmalión.

Lo queramos o no, los esquemas sociales guían, para bien o para mal, las relaciones sociales con nuestro entorno. Un ejemplo claro de ello son las llamadas "profecías autocumplidas" o "efecto Pigmalión".
Se trata de esquemas que creamos acerca de otras personas que generan una expectativa sobre como son o van a actuar estas personas. Como nos comportamos ante estas personas propicia que nuestras expectativas se cumplan. 


Según el Teorema de Thomas, "si una situación es definida como real, esa situación tiene efectos reales". Un grupo tiene capacidad para convertir en reales situaciones sociales que se suponen como tales, al adecuar su conducta a esa situación.


El efecto pigmalión tiene su origen en un mito griego, en el que un escultor llamado Pigmalión (Πυγμαλίων en griego antiguo) se enamoró de una de sus creaciones: Galatea. A tal punto llegó su pasión por la escultura que la trataba como si fuera una mujer real, como si estuviera viva. El mito continúa cuando la escultura cobra vida después de un sueño de Pigmalión, por obra de Afrodita al ver el amor que éste sentía por la estatua, que representaba a la mujer de sus sueños. (Extracto de Wikipedia).


Se puede decir otra vez, que somos lo que los demás esperan que seamos. Un sociólogo llamado Merton, en 1948, aplicó este concepto al ámbito sociológico, aportando así ideas que podría explicar parte de la crisis económica actual. Este autor dice que el miedo a una quiebra bancaria, en un inicio sin fundamento, lleva a que los ciudadanos retiren sus depósitos de dicho banco por lo que, efectivamente, lo llevan a la quiebra.


Un ejemplo de profecía de autocumplida: Pigmalión en el aula.


Se procedió a realizar un test de inteligencia a los alumnos de un colegio. Posteriormente se comunicó a los profesores que un 20% de esos alumnos tendría un importante incremento de su nivel académico a lo largo del curso. Se informó de los nombres de esos alumnos.


Al final del año se comprobó que, efectivamente, los alumnos que formaban parte de ese 20% habían aumentado razonablemente sus notas.


Hasta aquí todo bien...


Pero, lo cierto es que estos profesores cayeron en la trampa de su propia expectativa. Los alumnos que formaban parte de ese 20% se eligieron al azar, sin tener en cuenta los resultados de los test de inteligencia. Los profesores comenzaron a tratarlos, inconscientemente, de forma diferente, creyendo falsamente que eran más inteligentes y los alumnos comenzaron a obtener mejores resultados.

domingo, 4 de diciembre de 2011

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Las personas que sufren trastorno observo compulsivo (TOC) padecen pensamientos que no pueden evitar (obsesiones) y conductas que no pueden dejar de hacer (compulsiones). La mayoría  de las compulsiones que padecen se pueden agrupar en cuatro categorías: contar, comprobar, limpiar y evitar. Suele afectar más a mujeres que a hombres y normalmente comienza en la juventud.


Ejempo. El TOC perfecto de Raquel:

  • Contar: Raquel cuenta los pasos que la conducen a casa, eso la tranquiliza, si se descuenta, vuelve atrás y lo repite.
  • Comprobar: Cuando cocina mira que los fogones estén cerrados unas 7 veces, abre y cierra la puerta de casa para asegurarse de que esté bien cerrada, lo mismo hace con la ventanas o la puerta de su coche.
  • Limpiar: Se lava las manos cientos de veces al día, y siempre cree que no están lo suficiente limpias, cuando termina de fregar los platos lo vuelve hacer por si acaso hay alguna mancha.
  • Evitar: Sale poco de casa porque tiene miedo a la contaminación. No invita nadie a casa porque no quiere que la toquen. Si el contacto se produce tiene un largo ritual para descontaminarse.
Raquel, como todos los que sufren TOC, reconoce que sus pensamientos y conductas carecen de sentido y desearía desesperadamente no tenerlos. Estas compulsiones se van haciendo más importantes para Raquel, hasta el punto de interferir en su propia vida, tiene pocos amigos y evita el contacto social por miedo a lo que piensen de sus rituales.

Es conocido por los aficionados al tenis que, algunos tenistas profesionales, padecen algunas manías, digamos "sospechosas", que podrían servir para diagnosticar un TOC. Algunos botan la pelota un número determinado de veces antes de cada saque o se pasan un buen rato eligiendo la pelota apropiada y piensan que si no lo hacen tendrán un mal saque, otros se tocan la manga de la camiseta repetidamente antes de la recepción o se sacan el calzón de la entrepierna con la mano mientras esperan la bola. Ha habido ocasiones en las que estas manías han interferido en el juego de los tenistas. 

Para terminar, mencionar un caso clínico clásico de TOC : "El hombre rata". En el Freud cuenta que su paciente caminaba una vez por una carretera por la que una semana más tarde pasaría su prometida en carruaje, vio una piedra en el camino y decidió retirarla para que su chica no tuviese un accidente. Siguió caminando pero obsesionado con la tontería que había echo, después de una largo tiempo caminando decidió volver atrás y colocar la piedra en su sitio, seguro que a su prometida no le pasaría nada ¿O si? Descarga el caso completo si tienes curiosidad. 


Después de leer esto te habrás quedado un poco preocupada. Seguro que te has reconocido en alguno de las obsesiones descritas, o tendrás alguna otra, seguramente muy curiosa. Pero, tranquila, no te preocupes, todos somos un poco obsesivos. Si tus "trastornos" no influyen en tu vida cotidiana y solamente resultan graciosos, no estás enferma, solo tienes una buena anécdota que contar.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Viaje al interior de la memoria



La memoria es lo que nos hace humanos. A veces no somos capaces de reconocer hasta que punto esta afirmación es real. El documental "Viaje al interior de la memoria" nos hace reflexionar acerca de lo importante que es para nosotros recordar lo que hemos hecho a lo largo de nuestra historia vital. Forjar nuestro futuro depende en gran medida de recordar nuestro pasado.




Recuerda dejar tu comentario, es bueno para la memoria del blog.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Los pioneros de la psicodelia

Sabias que el LSD o ácido lisergico fue la primera droga utilizada en la practica psicológica para el tratamiento de trastornos psiquiátricos.


En 1952 tres médicos llamados Abram Hoffer, Humphrey Osmond y Duncan Blewett (psicólogo) se interesaron por el LSD para tratar de comprender mejor los misterios de la mente. En concreto la de los pacientes esquizofrénicos. Afirmaban que los delirios que experimentaban eran similares a esta asombrosa enfermedad y creían que, poniéndose en la piel de estos pacientes haría avanzar su campo de estudio.


Pero sus aplicaciones no se quedaron ahí. Utilizaron el ácido para tratar a pacientes alcohólicos, teniendo un éxito sin precedentes. El 50% de los alcohólicos crónicos que no se habían curado con la terapia clásica lo hacían con el LSD. 


Otra curiosa aplicación fue su uso en arquitectura, para diseñar hospitales psiquiátricos en los que los "enfermos" se sintiesen más cómodos, logrando por sus acertados diseños gran reconocimiento internacional.


Con los 60 llegó la revolución sexual Woodstok y lo Hippies. Los viajes psicodélicos llegaron al gran público y todo se fue al traste. La opinión publica comenzó a criticar el uso lúdico de la droga. Blewett, "el psicólogo que enloquecido por su descubrimiento", gran defensor del uso personal del LSD, se convirtió en el gurú entre los estudiantes, necesitados de experiencias, dejó la docencia y montó una comuna hippie en un rancho. 

El LSD se convirtió en el símbolo de una época. En el siguiente documental los protagonistas de la historia, "Los pioneros de la psicodelia" nos cuentan la historia de primera mano. Que lo disfrutéis.






P.D. Por "problemas con megavideo" he cambiado el enlace y he tenido que poner el de You Tube, está dividido en 5 fragmentos pero la calidad es buena.


sábado, 26 de noviembre de 2011

Freud y su carisma

Cuando hablamos de psicología, inmediatamente nos viene a la cabeza un nombre, Feud y su famoso psicoanálisis. Sin embargo, lo cierto es que el paradigma actual de la psicología, la llamada "psicología cognitiva", poco tiene que ver con Freud y su interpretación de los sueños. 

Quizás lo único que sobreviva de sus teorías en la actualidad, sea la idea de "charla curativa" para el tratamiento de los pacientes, aunque vista desde la perspectiva cognitiva, más científica que filosófica. Toda la interpretación de los trastornos psicológicos actuales poco tiene que ver con complejos edípicos, la fase fálica o la histeria clásica.


Aun así Freud no tiene precedentes en cuanto a fama y reconocimiento. Pocos de vosotros conoceréis a  Wundt, Ebbinghaus o William James, otros psicólogos que realizaron grandes aportaciones a este campo del conocimiento. ¿Qué tenía Freud para ser tan reconocido? 


Si bien no demostró ninguna de sus teorías empíricamente, ninguno de sus pacientes lo necesitaba. Su consulta estaba llena y sus métodos funcionaban. Sus teorías se confirmaban con la solución de sus casos. La "abundancia de observaciones fiables" sobre las que Freud erigió el psicoanálisis eran sus casos clínicos, afirmaba entonces, que una terapia es eficaz, si y sólo si, la teoría científica de la que deriva es verdadera. Pero en su método algo chirría: el observador introspectivo del psicoanálisis es el paciente, un individuo enfermo que desea que le curen su neurosis, no un observador entrenado y comprometido con el avance de la ciencia (como en la psicología introspectiva de Wundt), por lo tanto, el testimonio no es fiable. 


Además de esto, nuestro ilustre doctor, recurría a la hipnosis como método de entrada al subconsciente, lugar donde se ocultaban los traumas más inconfesables. Pues bien, los métodos de hipnosis son, lo que el paciente y el experimentador quieran que sea. Otra vez, como todo en el psicoanálisis, es una cuestión de fe. Por no hablar del reduccionismo del que siempre hizo gala, reduciendo todos los motivos del ser humano al sexo. 


Aun criticándolo un poquito, nadie puede negar que Freud llegaba a la masa (y sigue llegando) con sus revolucionarias teorías. Y esto era quizás lo que pretendía, su aspiración no era entender el mundo y la mente humana, ni curar a sus pacientes, tal vez, solo buscaba reconocimiento lo demás sería secundario. 


Para muestra un botón. Estas son palabras que escribió a su amigo Wilhelm Fliess el 1 de febrero de 1899:


En realidad, no soy en absoluto un hombre de ciencia, ni un observador, ni un experimentador, ni un pensador. Por temperamento, no soy sino un conquistador, un aventurero con toda la curiosidad, osadía y tenacidad característica de ese tipo de hombres. Normalmente, sólo se estima a esta clase de personas si han tenido éxito, si realmente han descubierto algo. De no ser así, se la abandona por el camino, lo que no es del todo injusto. 


Y otra frase célebre del 2 de febrero de 1886:


Creo que sería capaz de sacrificar con gusto mi vida a cambio de un gran momento en la historia. 


Sin duda, Freud consiguió su gran momento en la historia y logra llegar a nuestros días con un gran reconocimiento. Hay libros suyos en cualquier librería y en cualquier biblioteca y el psicoanálisis es un método terapéutico que todavía se usa. Tenía carisma, seguro, mucho carisma.


P.D. Ya tardaba en hablar de Freud ¿no?


http://es.wikipedia.org/wiki/Sigmund_Freud

jueves, 24 de noviembre de 2011

Hombre mirando al sudeste

La lectura del blog "La noche de los wasabis verdes fritos", me ha inspirado para recomendar la película, Hombre mirando al sudeste.




Sinopsis: 


El doctor Julio Denis es un médico psiquiatra que trabaja en un psiquiatrico de Buenos Aires. Un día llega al hospital un joven, Rantés, que dice ser de otro planeta. El doctor lo diagnostica de esquizofrenia, pero Rantés irá introduciendose en su vida, haciéndole dudar de si realmente está loco, cuestión que hace que Julio se replantee su existencia y su profesión.




Otra crítica demoledora a los métodos de la psiquiatría y una denuncia a las condiciones de vida de estos pacientes "pacientes".Los diálogos son muy buenos, para pensar y plantearse cosas acerca de "nosotros, los humanos". Ademas es una buena forma de entrar en contacto con la psicopatología. En definitiva, muy interesante y recomendable.


Os dejo el trailer y un diálogo magistral de la película:






"Alguien que camina entre las víctimas como si no estuvieran, podrá vestirse bien, podrá pagar su impuestos, ir a misa... Pero no me va a negar que está enfermo. Su realidad es espantosa, doctor''


P.D. Si has visto K-Pax, te recordará mucho, pero que mucho, mucho a ella, ¿coincidencia? No lo creo. Juzga por ti mismo e infórmate.
Hoy si que "he visto el ruiseñor azul". 

lunes, 21 de noviembre de 2011

Motivación - des - Motivación

La motivación es un proceso dinámico e interno que hace referencia al deseo de querer cubrir una necesidad. Nos mueve a realizar unas conductas y a no hacer otras, dependiendo de nuestros motivos expresados como deseos, pulsiones o necesidades, que se producen en cada momento.


Todos nosotros venimos con motivaciones "de serie", sin las cuales no podríamos vivir, tales como el hambre, la sed, el sexo o el sueño. Estos motivos son de carácter biológico. Más adelante, y a medida que avanza el proceso de socialización vamos adquiriendo otros, tales como la motivación de logro, poder o afiliación.


La mayoría de las personas utilizamos el término motivación para decir que tenemos ganas de hacer algo y desmotivación para indicar lo contrario. Pero, siempre hay motivos, por lo tanto nadie está "desmotivado".


Me explico. Cuando nos invade la pereza y no tenemos ganas de ir a trabajar, estudiar o realizar una tarea engorrosa no es que estamos desmotivados, sino que estamos muy motivados, pero para realizar una tarea distinta, tal como quedarnos en la cama, ver la tele o salir a tomar una cerveza.


Pero claro, la mayoría de las veces nos reponemos y hacemos "lo que tenemos que hacer". ¿Por qué? Pues simplemente porque hay motivaciones más importantes que otras. A veces estudiamos para lograr nuestras metas, otras veces vamos a trabajar para ganar dinero y conseguir un determinado estatus o, simplemente para poder comer, no tener un conflicto social, etc. Siempre hay un motivo para nuestra conducta y normalmente, es el vencedor de una encarnizada lucha interna.


En definitiva, la próxima vez que estés "desmotivado", párate un momento y piensa para que estás motivado. Si puedes ve a por tu motivación, si no busca tus razones para hacer lo que haces. Siempre las hay.





"Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica. Esa fuerza es la voluntad". 


(Albert Einstein)



domingo, 20 de noviembre de 2011

La relación entre riqueza y bienestar. No es más rico el que más tiene...

David G. Myers, psicólogo social de renombre, ha sido uno de los primeros autores en plantearse la relación que existe entre la riqueza y el bienestar. Llegó a sus conclusiones haciéndose dos preguntas fundamentales:


1.- ¿Son las sociedades más ricas las que presentan un bienestar más elevado?


En parte sí. Los países ricos (los escandinavos, por ejemplo) presentan mayor bienestar que los países pobres (países del este de Europa). Esto es lógico, ya que en los primeros habrá mayor gasto social y más recursos, educativos, sanitarios, etc.


Sin embargo, cuando se alcanza cierta renta per cápita, la relación entre bienestar y riqueza no es correlativa. Por ejemplo, Alemania tiene el doble de renta per cápita que Irlanda, sin embargo no existe diferencia respecto a la percepción de bienestar de ambas poblaciones.


2.- ¿La mejora económica de un país en el tiempo se traduce en un aumento del bienestar?


Tras un estudio sobre la sociedad estadounidense, llegó a lo conclusión de que no.  En 1957, la renta per cápita del país era la mitad de lo que es ahora, equiparando el coste de la vida. Hoy los hogares estadounidenses disfrutan de más lavaplatos, más aires acondicionados, más vehículos y, sin embargo, el porcentaje de personas que se declaran felices es de un 34%, mientras que en 1957 era de un 35%. Ha aumentado la riqueza, pero ha descendido la felicidad.


¿Como es posible?


Myer dice que se debe a:
  • La capacidad humana de adaptación. Las personas saboreamos nuestros logros cuando superan al pasado, pero rápidamente nos adaptamos y lo que antes considerábamos bueno, ahora lo consideramos neutro, como si hubiese perdido valor.
  • El deseo de comparación. No solo con lo que conseguimos en el pasado, sino también con lo que consiguen otros. Es importante el concepto de privación relativa, que consiste en percibir que lo que uno tiene o consigue es inferior a lo que se considera razonable.

Por lo tanto, el bienestar de la población y su nivel de riqueza tiene una alta naturaleza individual (adaptación) y una alta naturaleza interpersonal (comparación). No por tener más riqueza seremos más felices. La felicidad y el bienestar depende de que nuestras metas sean razonables.



"No es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita"

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Psicología social. El poder de la situación

Te preguntas ¿Por qué Hitler convenció a tantas personas para seguirle en su locura?

La respuestas está en la psicología social. A veces, un grupo social con el que nos identificamos, consigue que hagamos cosas que como personas individuales no haríamos.

Este documental explica cómo y porqué.


 

  Los experimentos son lo más curioso de la psicología social. 

martes, 15 de noviembre de 2011

La disonancia cognitiva

 En 1957 Leon Festinger aportó a la psicología social  el término "disonancia cognitiva"(A Theory of Cognitive Dissonance). 


¿Disonancia qué? 


La disonancia cognitiva se define, de manera coloquial, como un conflicto en nuestro propio sistema de ideas, creencias o emociones (cogniciones)cuando se enfrentan dos pensamientos opuestos o cuando un comportamiento entra en conflicto con nuestras creencias.


Pongo unos ejemplos:


1.- Eres afiliado de un determinado partido y te lees el programa del partido de la oposión. Cual es tu sorpresa cuando te das cuenta de que te gusta más el del partido de la oposición. Tu sistema de ideas entrará en una disonancia muy incómoda.


2.- Te consideras una persona muy tolerante, que apoya la integración de las etnias minoritarias, es más, colaboras a menudo con una ONG que ayuda a familias africanas. Pero, un día te quedas en el paro y por tu cabeza pasan cosas no muy propias de ti (o más bien de la idea que tienes de ti mismo) como, "si no hubiera tanto emigrante" o "se están llevando nuestro dinero con tantas ayudas". Tus creencias se enfrentarán a tu comportamiento ¿no?


Hay pocas cosas tan importante para nosotros como el "deseo de coherencia", tanto es así que se considera una de las principales motivaciones humanas.


Festinger afirmaba que, la existencia de cogniciones que no son coherentes entre si, produce un estado psicológico incómodo que la persona se esforzará en paliar haciendo esas cogniciones (pensamientos) más coherentes. Cuando la disonancia está presente, además de intentar reducirla, las personas evitamos las situaciones que puedan aumentarla.


¿Qué se puede hacer?


Basicamente aguantarse, pues la disonancia cognitiva forma parte, a mi parecer, de la esencia del hombre. Son las decisiones difíciles y la lucha interna, las que nos hacen crecer como persona y, sin duda, en eso intervienen sobre manera las actitudes y los valores que vamos moldeando a lo largo de nuestra vida, gracias, en parte a las disonacias.


Aun así Festinger (que era más sabio que yo) dijo que hay tres maneras de reducir la disonancia:


1.- Aumentar nuevos elementos consonante con la conducta realizada. El "tolerante" del ejemplo podría pensar, - estoy enfadado, las cosas me van mal, por eso estoy pensando eso, pero ellos no tienen la culpa.


2.- Aumentar la importancia de los elementos consonantes. Siguiendo con el ejemplo anterior, - Yo he colaborado mucho, ellos lo necesitan, yo siempre he estado ahí.


3.- Quitar importancia a los elementos disonantes. En el ejemplo del "tránsfuga", -Seguro que si la oposición llegase al poder no cumplirían este programa, están mintiendo.


Si quereis saber más sobre la disonancia cognitiva os dejo un artículo muy interesante:


Vadillo, M. A. (2004). La disonancia cognitiva, o cómo el ser humano se convierte en esclavo de sí mismo

Y para despedirme os dejo una frase de Festinger.


"Las personas dificilmente reconocen su inconsistencia, sino que tratan de justificarla".



sábado, 12 de noviembre de 2011

Uno por ciento, esquizofrenia.

Fantástico documental de Julio Medem.


Lo encontré en esta página sobre neurociencia: http://fundamentosdeneurociencia.blogspot.com



Espectacular, nada más que decir. Que lo disfrutéis.



Como habréis podido observar la lucha entre la vertiente psicofarmacológica y la psicosocial continúa. Esto se debe sin duda, a lo que ya hemos mencionado con anterioridad. La necesidad de ver la esquizofrenia como un todo sociomédico.



miércoles, 9 de noviembre de 2011

¿Lloramos porque estamos tristes o estamos tristes porque lloramos?

Esta pregunta es el quid de la cuestión en psicología de la emoción. Como ya hemos visto en el post titulado "la depresión", sentirse deprimido implica cuestiones biológicas y no biológicas. Pues bien, en el caso de las emociones, tanto positivas como negativas, pasa lo mismo.

En las emociones hay, también, una parte cognitiva y una parte fisiológica. Lo congintivo tiene que ver con que valor le damos a un determinado hecho para que nos emocione, nuestra percepción subjetiva. La fisiológica son todos los "síntomas" físicos que se desencadenan en nuestro cerebro y el resto de órganos para que reaccionemos "emocionándonos". 

Parece claro cual va primero ¿no? Por sentido común diríamos que la parte cognitiva. Pero no siempre es así. Además, si se piensa de una manera más detenida, cuantas veces hemos dicho de una persona a la que le acaba de suceder algo traumático y que esta visiblemente emocionada - Aún tiene que asumirlo. Ese "aun tiene que asumirlo" quizás nos indique que esa persona ha tenido primero la reacción fisiológica y falte por llegar lo cognitivo. Ahora ya no está tan claro ¿verdad?

Este video trata sobre este famoso dilema para la psicología. Eternas dudas que me emocionan. El sonido no es muy bueno pero el contenido lo es mucho.





lunes, 7 de noviembre de 2011

La depresión

La definición clínica de depresión  es un trastorno del estado anímico en el cual los sentimientos de tristeza, pérdida, ira o frustración interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado.


Muchas veces habréis pensado que la depresión es algo que depende de uno mismo y que se puede solucionar con fuerza de voluntad. En cierto modo es verdad, pero no es del todo así.


Se ha demostrado que la depresión se produce cuando, en nuestro cerebro, desciende la actividad de noradrenalina o serotonina, dos neurotransmisores muy importantes en la regulación del estado de ánimo. Un evento negativo en nuestra vida, y que además está fuera de nuestro control puede favorecer este descenso.


Pero, ¿qué nos hace sentir mal? Aquí es donde entran los factores sociales. Las cosas que nos hacen felices o infelices no son siempre las mismas. Por tanto, lo que provoca este descenso noradrenalinérgico o dopaminérgico no siempre es el mismo. Depende del tipo de educación recibida, el tipo de sociedad donde nos hayamos criado (individualista o colectivista), el estatus que tengamos en esa sociedad, etc.


Incluso si se produce este descenso de actividad de los neurotransmisores, puede que no tenga efectos en nuestro estado de ánimo, ya que hay gente más vulnerable a estos cambios fisiológicos. 


Subrayo ahora la palabra "vulnerables". Por ejemplo, una persona puede sentirse desmoralizada, triste y tener autoestima baja (todos síntomas de la depresión) por una causa concreta y en un momento deperminado, como perder el trabajo. Esto producirá un descenso de noradrenalina y dopamina. Una situación más que favorable para padecer una depresión ¿verdad? Pues bien, al día siguiente podría despertarse animado y con fuerzas para buscar trabajo o, por el contrario acudir al medico de cabecera para pedir fármacos.


Lo que quiero decir es,  que nuestra vida mental es una interacción de factores biológicos y no biológicos (psicológicos, sociales, culturales, ambientales, etc.) por lo que es mas que relevante explicar esa interacción que centrarse en las variables biológicas. Hay que interpretar los actos del comportamiento en función del hombre como un todo.


Por último mencionar que hay muchos fármacos para tratar la depresión, pero deben utilizarse con receta médica y durante periodos cortos de tiempo ya que son muy adictivos y suelen causar efecto rebote. La mayoría actúan sobre los receptores anteriormente mencionados.


Pero, sin duda, la mejor receta para no padecer esta enfermedad del primer mundo, es tomarse la vida con calma y filosofía, tratando de centrarte en las cosas buenas que te pasan y buscar el lado bueno de las que no lo son tanto.







domingo, 6 de noviembre de 2011

El conductismo. La modificación de la conducta.

Pavlov era un fisiólogo ruso cuyos descubrimientos en el campo de la conducta animal propiciaron grandes avances en la forma de ver la psicología. Descubrió que podía modificar la conducta de un perro para que secretara los fluidos propios de la de la digestión, pero presentando un estímulo diferente del necesario habitualmente, la comida.


Para ello, asoció a la presentación de la comida al sonido de un timbre. El animal secretó los líquidos propios de la digestión con la ingesta de la comida. Se repitió la misma operación en varias ocasiones. Después solo se hizo sonar el timbre, sin presentar la comida. El animal comenzó a secretar fluidos en respuesta al sonido, esperando la comida. Se había condicionado su comportamiento, interviniendo en el mecanismo de Estimulo-Respuesta (E-R), donde E es la comida y R la secreción de líquidos.

En los primeros años del siglo XIX John B. Watson recopiló los trabajos de Pavlov y los aplicó a la psicología humana. Había nacido así, un paradigma que influyo notablemente en la concepción de la psicología actual, el conductismo. Era la primera vez que se aplicaba el método científico en psicología.

Skinner llevó el conductismo al siguiente nivel, el"conductismo radical". Redujo la mente humana a una simple sucesión de estímulos y respuestas. Los humanos solo éramos máquinas, sin capacidad de decisión, solo capacidad de reacción ante estímulos. 

Otros conductistas famosos son Hull, Toldman o Bandura, entre otros. Todos contribuyeron para convertir la psicología de la conducta en el paradigma dominante durante años. 

El siguiente documental habla del conductismo, de manera amena e interesante, mucho mejor que yo. Por cierto, los experimentos realizados por Watson, hoy por hoy, serian difíciles de realizar (pobre Albert...). Destacan también los experimentos de Skinner con palomas y las aplicaciones del condutismo en la educación.

Como curiosidad, decir que en la película la naranja mecánica se trata de condicionar el comportamiento de un joven violento asociando la visión de vídeos de violencia extrema, con sensaciones corporales desagradables. Si no la habéis visto, muy recomendable.

Que lo disfrutéis.




viernes, 4 de noviembre de 2011

Redes. Oliver Sacks o la complejidad de la mente

Oliver Sacks otra vez. Siento ser pesado. Menciono a Oliver por segunda vez en cuatro días porque merece mucho la pena seguir sus pasos (El hombre que confundió a su mujer con un sombrero). De mayor quiero ser como el.


Se trata, quizás,  del neurólogo más influyente del planeta. Un gran referente en el mundo de la psicopatología médica, además de un fantástico escritor y divulgador científico.


Eduard Punset entrevista a Sacks en su programa Redes y lo hace, dicho sea de paso, de esa forma tan particular que lo caracteriza. Oliver, nos abre las puertas de su casa de Nueva York para que nos sumerjamos de lleno en su mundo.


Una charla sobre la vida, al alcance de todos, que se entremezcla con conceptos centrales de la neurología, de la experiencia personal, la memoria, los recuerdos, el síndrome de Tourette, los elementos químicos, la botánica y un sinfín de curiosidades que no destriparé.


Que disfruteis del capítulo.




Como explican en el documental, la película "Despertares" está basada en el libro homónimo de Sacks.


P.D. No te fies de tus recuerdos.

La amnesia, recuerdas? El famoso caso de H.M.

 Sin duda, el paciente más estudiado en el campo de la psicología de la memoria ha sido el señor H.M.


H.M. padecía un caso grave de epilepsia. Sufría fuerte y recurrentes crisis. Llegó un momento en que la vida del joven se hizo tan difícil, por aquel entonces tenía 27 años,  que los médicos decidieron operarle.


La operación consistió en extirparle parte de los dos lóbulos temporales y la mayor parte del hipocampo, la amígdala y algunas áreas próximas a la corteza temporal. La operación fue un "éxito"ya que las crisis epilépticas desaparecieron completamente, pero algo muy extraño pasaba con la memoria de H.M.


H.M. no era capaz de recordar ninguna información relacionada con su vida en los dos años anteriores al momento de la operación. Pero aún hay más, el problema fundamental es que, el paciente paciente, no podía aprender ni retener ninguna información nueva ocurrida a partir del momento de la operación.


Por más veces que le presentasen a una persona, para el era siempre la primera vez. Leía una y otra vez el mismo párrafo de un libro sin darse cuenta. Tampoco reconocía a las personal del hospital que le atendía habitualmente.


Su principal problema era que no podía pasar información de su memoria inmediata a su memoria a largo plazo. A este tipo de amnesia se le llama amnesia anterógrada. Se trata de un déficit de memería selectivo que se produce por una lesión cerebral, en este caso provocada por la operación. 


En cierto modo, H.M. estaba atrapado en el tiempo. Para él era siempre el mismo día, justo dos años antes de su operación. Pasearía por la calle sorprendiéndose de los cambios "repentinos" en el barrio, de los nuevos vecinos, se despertaría envejecido y no se reconocería en el espejo. Lo mismo le pasaría con su familia y amigos. El mismo día se repetía una y otra vez en su cabeza, como en esa película de Bill Murray, "Atrapado en el tiempo (Groundhog Day)", solo que el nunca podría escapar.


Vivió este día desde los años cincuenta del siglo pasado hasta su muerte en 2008. Después de su muerte trascendió su nombre completo. Se llamaba Henry Gustav Molaison. 


Su cerebro fue diseccionado en finas capas con un criostato y colgado en la red para que todos los interesados pudiesen acceder a él.


Haz click aquí para ver el vídeo de como se han hecho las secciones.




En las fotos:
Arriba, una foto de H.M.
Abajo, Jacopo Annese (neurólogo) con una muestra del cerebro de H.M.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

El insomnio

Las 8 horas recomendadas de sueño, ¿son poco para ti? ¿duermes menos de 8 horas? No te preocupes, la cantidad de sueño que necesita una persona es bastante variable. Un corto durmiente puede sentirse bien durmiendo 5 horas, mientas que un largo durmiente se sentirá cansado incluso con 10 horas de sueño.


Por este motivo el insomnio debe definirse en relación a las necesidades de sueño de cada persona. Decir entonces, que cualquier cantidad de sueño "es suficiente" si ésta resulta suficiente.


Entonces, ¿qué es el insomnio? Pues básicamente dormir, por causas que se escapan a tu control, menos horas de las que necesitas para estar descansado durante el tiempo de vigilia. 


Irónicamente, una de las principales causas del insomnio suele ser tomar medicación para dormir. Curioso ¿verdad? Esto se debe a que por lo general el insomnio es un síntoma. Por ejemplo, si te duele la espalda y no duermes, debes tratar la dolencia física. Si se debiese a trastornos personales o psicológicos debes ocuparte directamente de estos problemas, solo conciliarás el sueño entonces. Averigua cual es tu problema particular antes de drogarte con somníferos. 


Los pacientes que se medican para dormir suelen desarrollar tolerancia al fármaco y sufren síntomas de rebote si dejan de tomarlo. Entonces el insomnio pasa a denominarse "insomnio por dependencia de fármacos" (Kales y cols. 1979).


Cuando vamos al médico y le decimos que no dormimos bien por la noche, probablemente nos recete un fármaco basándose en nuestro propio testimonio, no tiene pruebas directas de su existencia, ¡Tiene que creer en nosotros! y como House dice, todos los pacientes mienten. Lo cierto es que subestimamos lo que dormimos. En un estudio del US Institute of Medicine (1979) se descubrió que la mayoría de los pacientes con insomnio, incluso sin tomar medicación para el sueño, se quedaron dormidos en menos de 30 minutos y durmieron al menos 6 horas. Con somníferos el tiempo que tardaron en dormirse fue 15 minutos y la duración del sueño aumentó 30 minutos. Han ganado en total 45 minutos de sueño y montones de efectos adversos que se pueden leer en cualquier prospecto de los muchos fármacos que "nos hacen dormir".


Por último, decir que la mejor forma de evaluar un somnífero es mientras estás despierto, otra vez irónico. Durante la vigilia del día siguiente seguro que tendrás resaca. Por eso, un buen somnífero no es el que te hace dormir como un tronco,sin moverte durante toda la noche, sino el que te permite descansar y se adapta a tu ritmo biológico durante la vigilia. Tarea difícil de conseguir en la actualidad.


Por estas razones, la mejor forma de no tener insomnio sigue siendo el viejo truco de contar ovejitas. Buenas noches.





También te interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...