domingo, 4 de diciembre de 2011

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)

Las personas que sufren trastorno observo compulsivo (TOC) padecen pensamientos que no pueden evitar (obsesiones) y conductas que no pueden dejar de hacer (compulsiones). La mayoría  de las compulsiones que padecen se pueden agrupar en cuatro categorías: contar, comprobar, limpiar y evitar. Suele afectar más a mujeres que a hombres y normalmente comienza en la juventud.


Ejempo. El TOC perfecto de Raquel:

  • Contar: Raquel cuenta los pasos que la conducen a casa, eso la tranquiliza, si se descuenta, vuelve atrás y lo repite.
  • Comprobar: Cuando cocina mira que los fogones estén cerrados unas 7 veces, abre y cierra la puerta de casa para asegurarse de que esté bien cerrada, lo mismo hace con la ventanas o la puerta de su coche.
  • Limpiar: Se lava las manos cientos de veces al día, y siempre cree que no están lo suficiente limpias, cuando termina de fregar los platos lo vuelve hacer por si acaso hay alguna mancha.
  • Evitar: Sale poco de casa porque tiene miedo a la contaminación. No invita nadie a casa porque no quiere que la toquen. Si el contacto se produce tiene un largo ritual para descontaminarse.
Raquel, como todos los que sufren TOC, reconoce que sus pensamientos y conductas carecen de sentido y desearía desesperadamente no tenerlos. Estas compulsiones se van haciendo más importantes para Raquel, hasta el punto de interferir en su propia vida, tiene pocos amigos y evita el contacto social por miedo a lo que piensen de sus rituales.

Es conocido por los aficionados al tenis que, algunos tenistas profesionales, padecen algunas manías, digamos "sospechosas", que podrían servir para diagnosticar un TOC. Algunos botan la pelota un número determinado de veces antes de cada saque o se pasan un buen rato eligiendo la pelota apropiada y piensan que si no lo hacen tendrán un mal saque, otros se tocan la manga de la camiseta repetidamente antes de la recepción o se sacan el calzón de la entrepierna con la mano mientras esperan la bola. Ha habido ocasiones en las que estas manías han interferido en el juego de los tenistas. 

Para terminar, mencionar un caso clínico clásico de TOC : "El hombre rata". En el Freud cuenta que su paciente caminaba una vez por una carretera por la que una semana más tarde pasaría su prometida en carruaje, vio una piedra en el camino y decidió retirarla para que su chica no tuviese un accidente. Siguió caminando pero obsesionado con la tontería que había echo, después de una largo tiempo caminando decidió volver atrás y colocar la piedra en su sitio, seguro que a su prometida no le pasaría nada ¿O si? Descarga el caso completo si tienes curiosidad. 


Después de leer esto te habrás quedado un poco preocupada. Seguro que te has reconocido en alguno de las obsesiones descritas, o tendrás alguna otra, seguramente muy curiosa. Pero, tranquila, no te preocupes, todos somos un poco obsesivos. Si tus "trastornos" no influyen en tu vida cotidiana y solamente resultan graciosos, no estás enferma, solo tienes una buena anécdota que contar.

8 comentarios:

  1. La única "manía" destacable que me ha venido a la cabeza es que cuando voy al trabajo en función de mi estado de ánimo por ciertas calles voy por una acera u otra.


    Me ha gustado mucho el artículo, un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Sidhe! Yo lo hago para salir de la rutina. Siempre vuelvo a casa por caminos alternativos, así no me aburro.

    ResponderEliminar
  3. acabo de descubrir el blog por el concurso de 20 minutos, fantástica la explicación!! me recuerda mi época de psicologa clinica,... aunque algo todavía queda en mi..
    Muchas veces pensamos que los TOC son especímenes raros de películas, pero si te fijas tenemos cientos de amigos, familiares, compañeros con manías que dejan de ser manias y que se convierten en patologias.

    ResponderEliminar
  4. he de decir que cuando jugaba a volei, cuando iba a sacar SIEMPRE SEGUIA ESTE RITUAL, y si no lo seguia sentia como que el saque se iba a ir a tomar por saco...: subir las mangas de la camiseta, tirar la pelota alta antes de volverla a cojer para sacar, y antes de sacar la pelota 3 veces (y repito, tres, ni dos ni cuatro!) Si ya digo yo, que estoy como una regadera... jajajaa

    ResponderEliminar
  5. Yo padezco TOC y es de verdad es muy angustioso este de verdad a llegado a dominar mi vida, afortunadamente hoy recibo ayuda psiquiatrica, espero pronto mejorar y regresar a una vida normal, lejos de mi infierno mental.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si! Muchos ánimos y gracias por compartirlo con nosotros. Espero que te haya gustado esta pequeña pincelada que he escrito.

      Eliminar
    2. Gracias muchas gracias excelente articulo, solo ahora queria saber si ustedes que me recomendarian si aparte de la ayuda psiquoatrica buscara ayuda psicologica pff llevo tres semanad ya con medicamentos y sigo igual, es verdad que aun llevo poco tiempo pero ya necesito curarme

      Eliminar
    3. Primero le diría que tenga paciencia, los tratamientos psiquiátricos suelen requerir tiempo. En relación a la ayuda psicológica, nunca está de más como apoyo al tratamiento que está recibiendo, hay algunas terapias cognitivo-conductuales muy eficientes el tratamiento del TOC. Pero sobre todo confíe en el tratamiento que está recibiendo y no lo deje por su cuenta.
      Un saludo y gracias.

      Eliminar

También te interesa:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...